Cuando se padece alergia en las axilas...

Cuando se padece alergia en las axilas...

El desodorante es uno de esos productos que usamos cada día en nuestra rutina de higiene con el objetivo de cuidar nuestras axilas, ya que bloquea el proceso de transpiración del organismo bloqueando los poros de la piel, produciendo un efecto anti-transpirante, y evitando así a la piel eliminar las toxinas.

 

Sin embargo, el uso de desodorantes no siempre favorece a nuestra piel, ya que la mayoría de ellos están fabricados a base de quimicos que dañan nuestra tez, provocando en muchas ocasiones la irritabilidad de la misma y la aparición de alergias.

Los principales síntomas de alergia en las axilas son sensación de ardor, irritación en la piel, ampollas o puntos rojos, comezón, enrojecimiento y sensibilidad en la región.

En numerosas ocasiones no somos conscientes del daño que hacen los desodorantes a nuestra piel y pensamos que estos síntomas pueden ser consecuencia del uso de determinadas prendas de ropa o, incluso, de la sudoración generada a lo largo del día, por lo que resulta sumamente importante saber identificarlos, ya que en algunos casos, pueden llegar a producir una descamación o quemadura.

Así las cosas, cuando se identifiquen este tipo de síntomas en nuestra piel, será el momento de prestar atención a las axilas y de cuidarlas delicadamente. Para ello, los especialistas aportan una serie de consejos entre los que destacan:

  • Utiliza un desodorante que no contenga los alérgenos más corrientes que pueden desencadenar dermatitis por contacto, tales como perfume o alcohol
  • Antes de utilizar un desodorante nuevo habría aplicárlo en el antebrazo para comprobar si la piel reacciona al nuevo producto
  • Evita depilar las axilas y utiliza ropa sueltas para evitar cualquier irritación
  • Si es necesario, deja de utilizar desodorante durante un tiempo determinado, hasta que la piel deje de estar irritada

Organizaciones