Cuando el estrés podría provocar alergias en la piel...

Cuando el estrés podría provocar alergias en la piel...

Algunas afecciones de la piel pueden exteriorizarse como una reacción del cuerpo a situaciones de estrés, y un buen ejemplo de ello son las ronchas de color rojizo, que si bien pueden deberse a una reacción alérgica, estudios recientes han confirmado que el estrés y la ansiedad podrían ejercer como detonantes para estas erupciones.

 

En términos médicos, las ronchas de color rojizo que aparecen en distintas partes del cuerpo son un síntoma claro de urticaria, una afección dermatológica que por lo general tiende a manifestarse como una reacción alérgica hacia ciertos agentes externos.

Los mariscos, los quesos madurados y, sobre todo, la mayoría de conservantes químicos que son tan comunes en los alimentos procesados, tienden a encabezar la lista de agentes causantes; sin embargo, estos no son los únicos elementos externos que pueden provocar la aparición de ronchas rojizas en la piel, destacando también como causante común de estos brotes de urticaria los rayos UV, algo que ocurre con frecuencia en pacientes que poseen la piel muy sensible.

En el caso de la urticaria leve, las ronchas asociadas a esta enfermedad aparecen en distintas áreas del cuerpo y luego desaparecen al poco tiempo; mientras que en la urticaria conocida como crónica, las ronchas pueden permanecer durante semanas en la piel del paciente produciendo una sensación de picor constante en el área afectada que la persona puede experimentar durante días e incluso meses.

Existen casos donde las ronchas rojas surgen de forma espontánea y sin ningún patrón común que permita asociarlas con una reacción alérgica. Justamente en este punto es cuando se empieza a considerar al estrés como posible detonante.

Recientemente, estudios científicos han confirmado que condiciones como el estrés y la ansiedad pueden ser detonantes para la aparición de ronchas sobre la piel. Los datos confirman que la exposición a situaciones emocionalmente desgastantes pueden tener serias repercusiones en la salud general de un individuo. Migraña, dolores frecuentes de estómago e incluso brotes esporádicos de ronchas en partes específicas de la piel pueden ser síntomas de que el estrés está ocasionando estragos en nuestro cuerpo.

En la actualidad muchas personas han aprendido a vivir con cierto nivel de estrés en su cotidianidad. Sin embargo, recientemente se ha empezado a prestar mucha más atención a las consecuencias que el mismo tiene sobre la salud general. Por este motivo, muchos expertos en la materia han catalogado al estrés como un detonante clave para muchas enfermedades.

El ritmo de vida acelerado y las constantes presiones a las que se ven sometidas las personas hacen que las mismas tiendan a ser un poco más descuidadas. Sobre todo en los temas relacionados con la alimentación, el descanso y el ejercicio. Todo esto ha desencadenado un fenómeno social que cada vez está ganando mucha más notoriedad y aceptación dentro la opinión pública.

Ahora las personas no solo son más conscientes de los efectos negativos del estrés en su salud, sino que, además, muchos están más dispuestos a hacer los cambios necesarios dentro de sus vidas para disfrutar de una vida más saludable.

Organizaciones