Los alérgicos, víctimas de un atípico otoño

Los alérgicos, víctimas de un atípico otoño

Lo propio del otoño es la alergia a los ácaros, sin embargo, las actuales condiciones climáticas y la contaminación están provocando en estas fechas la aparición de rinitis y conjuntivitis que, a priori, son más propias de la primavera.

 

La sequía que llevamos arrastrando durante todo este año, unido a las altas temperaturas, a los episodios de calima que llegan del desierto, ya los pólenes, sobre todo de cipreses, están haciendo que el otoño de este 2022 esté siendo especialmente doloroso para algunos alérgicos.

Así las cosas, las condiciones climáticas que vivimos este año, junto a la contaminación, tanto de partículas de polvo como de CO2, son un caldo de cultivo excelente para la aparición de rinitis y conjuntivitis que, a priori, son más propias de la primavera.

Sin embargo, justo en esta época está causando estragos el ciprés, que normalmente florece de febrero a abril y que no tendría por qué afectar a los alérgicos a estas alturas.

En cualquier caso, el paciente asmático lo es durante todo el año, y cuando hay contaminación ambiental, se sensibiliza.

Por otra parte, los episodios de polvo del desierto han sido la constante en los últimos meses; y ahora en otoño, lo más normal es que haya alergia a los ácaros, pero también lo normal sería que lloviera, y por el momento no es el caso.

En estas circunstancias, los médicos siempre recomiendan medidas de prevención, perseverancia con el tratamiento médico, que suele ser crónico, y vacunas.

Organizaciones