Cuando se padece alergia a los insectos...

Cuando se padece alergia a los insectos...

La picadura de una avispa o una abeja puede resultar muy molesta e incluso dolorosa, pero en principio no es nada grave. Eso sí, siempre que no seamos alérgicos al veneno de este animal, una situación que además puede producirse con respecto a otros insectos menos habituales, pero que obliga a tomar precauciones.

 

En condiciones normales, la picadura de un insecto simplemente produce hinchazón, enrojecimiento, ardor y quizás algo de dolor, pero en las personas alérgicas, puede llegar a provocar la oclusión de las vías respiratorias o una reacción generalizada llamada anafilaxia que puede ser letal.

Las alergias, a nivel general, son reacciones exageradas de nuestro sistema inmune a un elemento externo que reconoce como una amenaza mucho mayor de lo que realmente es. Es decir, en el caso de quienes sufren una reacción generalizada frente a la picadura de una avispa, no es el veneno de la avispa en sí mismo el que les está provocando el daño, sino su propio cuerpo.

En cualquier caso, ni siquiera los científicos saben por qué algunas personas desarrollan alergia a los insectos mientras que otros no; aunque lo que sí que se sabe es que, muy rara vez, aparecen reacciones ante la primera picadura, ya que normalmente se produce, al menos, una picadura sin reacción, que sirve de presentación del antígeno  o proteína presente en el veneno o la saliva del insecto, frente a la que reacciona el sistema inmune, un evento tras el cual, el organismo de la persona alérgica se sensibiliza.

Es necesario destacar que esto no significa necesariamente que la alergia aparezca en todos los casos en la segunda picadura; de hecho, puede aparecer en cualquier momento de la vida.

Sea como sea, hay que recordar que las alergias a los insectos son un problema grave que puede poner en serio peligro la vida de las personas que la sufren.

Afortunadamente, hay numerosas maneras de disminuir este riesgo, y tras recibir una picadura de insecto, especialmente de las que tienden a causar las peores reacciones (avispas y abejas, y menos comúnmente arañas) se aconseja acudir al alergólogo, que nos realizará una prueba para ver si hemos desarrollado alergia.

Si fuera así, existen tratamientos de insensibilización, en ocasiones denominados vacunas, elaborados con veneno de estos animales, y que suelen ser muy efectivos.

Organizaciones