Desarrollan I+D contra los problemas respiratorios y las alergias

Desarrollan I+D contra los problemas respiratorios y las alergias

Siete millones de españoles padecen una enfermedad respiratoria de carácter crónico, y se prevé que la mitad de la población mundial sufra alguna alergia en 2050, motivo por el que las asociaciones agrupadas en la Federación Española de Asociaciones de pacientes alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (Fenaer) impulsan la investigación como medio para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

 

Según datos publiucados por el diario El Mundo, a casi siete millones de personas en España tiene problemas con su respiración; tres millones sufren asma y otras tantas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, más conocida como EPOC. Con la respiración también están intrínsecamente relacionadas las alergias, que afectan a uno de cada cuatro españoles, hasta el punto de que el 80 % de los casos de asma tienen un origen alérgico.

Más allá de las cifras están los pacientes, por quien se desviven desde la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (Fenaer) y la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), desde donde afirman que se trata de patologías que no tienen cura e incapacitantes en mayor o menor medida, por lo que el apoyo que les pueden ofrecer las asociaciones de pacientes es de gran relevancia.

Desde ambas organizaciones afirman que la falta de adherencia es uno de los principales retos de las enfermedades respiratorias, lo que repercute negativamente no solo en el control y el pronóstico de la enfermedad, sino también en la propia sostenibilidad del sistema sanitario. Precisamente, esa pérdida del bienestar es algo que comparten, en líneas generales, con las enfermedades alérgicas, que además, «por ser tan frecuentes, tienen un gran coste social», indica el presidente de Seaic, Antonio Luis Valero.

Una de las consecuencias del Covid-19 ha sido la mayor prevalencia de afectados por dificultades respiratorias, así que pocas asociaciones de pacientes han podido vivir una repercusión tan clara de la pandemia como Fenaer. Los pacientes les llegan normalmente desde las asociaciones federadas, cuenta Pastor, el máximo responsable de esta federación, que indica que «cada vez recibimos más contactos y consultas directamente a través de nuestra página web, por teléfono, correo electrónico o las redes sociales».

En Fenaer los enfermos encuentran acciones y actividades sanitarias, informativas, divulgativas y científicas y, por supuesto, la federación canaliza las demandas del colectivo ante las administraciones públicas. «Recabamos toda la información disponible sobre las enfermedades y los aspectos de interés para sus pacientes, acudiendo a fuentes fiables, principalmente organizaciones y publicaciones científicas», explica su presidente.

Por otra parte, una de las comisiones de Seaic se ocupa de las relaciones con las asociaciones de pacientes, que en este caso son muchas puesto que las alergias pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. «Les transmitimos los conocimientos para que se hagan pacientes expertos, con cursos y grabaciones en la web para que sepan más de sus patologías», explica Valero, que añade que «les ofrecemos cursos sobre cómo gestionar una asociación de pacientes, porque actualmente todas subsisten por la voluntad de los asociados».

Ninguna de estas dos instituciones cuenta con apoyo público, a pesar de que, según Pastor, fomentan «la colaboración entre sociedades científicas, la industria farmacéutica y la de las tecnologías sanitarias». En el caso de Seaic, Valero corrobora que «el 80 % de sus recursos provienen de un win to win con la industria farmacéutica». 

Organizaciones