Alertan de que el verano es una de las épocas más difíciles para las personas con dermatitis atópica

Alertan de que el verano es una de las épocas más difíciles para las personas con dermatitis atópica

El clima mediterráneo con algo de humedad y sol puede ser beneficioso para las personas que sufren Dermatitis Atópica Grave (DAG), sin embargo, el verano puede convertirse en un quebradero de cabeza para quienes sufren la versión más grave de esta enfermedad.

 

Se estima que en España puede haber más de 2 millones de personas que conviven diariamente con dermatitis atópica, de los cuales 30.000 adultos y más de 20.000 niños sufren la versión grave de esta enfermedad, con lesiones cutáneas, picor constante e intenso, sequedad y/o grietas en la piel; unos síntomas que empeoran en contacto con el sudor y las altas temperaturas.

Más allá de estas molestias propias de la enfermedad, uno de los principales problemas con el que lidian las personas con DAG es el estigma de la sociedad, lo que afecta gravemente a su autoestima, pudiendo incluso derivar en depresión. Por ello, y a pesar de extremar precauciones y cuidados tópicos, este verano muchos de quienes sufren esta enfermedad evitarán incluso las playas y piscinas para no tener que exhibir las rojeces y eccemas consecuencia de la enfermedad.

De hecho, el 86 % de los pacientes afirma evitar actividades cotidianas como bañarse, llevar pantalones cortos, faldas o camisetas de manga corta1 aunque las temperaturas pasen los 40 grados.

África Luca de Tena, miembro de la junta directiva de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), ha explicado que “las personas con dermatitis atópica grave ven su autoestima enormemente afectada. A menudo intentamos esconder los eccemas, heridas y rojeces para tratar de pasar desapercibidas, pero con la llegada del calor resulta más complicado mantener esas lesiones cubiertas con la consecuente inseguridad que provocan las miradas y preguntas del entorno”.

La DAG no es una enfermedad contagiosa, pero aún existe una importante falta de información alrededor de ella, lo que deriva en un gran estigma social. A pesar de todo, los pacientes con DAG se esfuerzan por cumplir sus metas y sueños en las sombras de una sociedad que desconoce las limitaciones que conlleva sufrir esta enfermedad.

Organizaciones