Fallece a los 20 años el joven con más alergias del mundo

Fallece a los 20 años el joven con más alergias del mundo

Paul Braithwaite, considerado como el joven con más alergias del mundo, ha fallecido a los 20 años en Inglaterra, tras vivir una vida llena de limitaciones a causa de su condición, que le provocaba brutales reacciones alérgicas a casi todo: la luz del sol, al césped, al polvo, a los animales y a una gran cantidad de alimentos.

 

Los padres del joven han anunciado su fallecimiento a los medios británicos después de que el estado de salud de Paul se hubiera deteriorado drásticamente en los últimos dos años.

Devastados y con lágrimas en los ojos, los padres de Paul Braithwaite, el joven con más alergias del mundo, han anunciado que su hijo ha fallecido en el Castle Hill Hospital, en la ciudad de Cottingham, tras una larga lucha con la rara enfermedad que le diagnosticaron al nacer, y contra un cáncer diagnosticado dos años atrás.

Paul era, de hecho, el único británico que padecía de gastroenteropatía eosinofílica, una condición muy extraña y poco frecuente, que afecta principalmente a los hombres y que provoca un fuerte dolor abdominal, debido a la infiltración de eosinófilos (células del sistema inmunitario) en el tracto gastrointestinal.

Sus padres, en un conmovedor homenaje, han remarcado la gran fortaleza, determinación y resiliencia que Paul demostró a lo largo de sus 20 años de vida.

El joven, que ha muerto a causa del cáncer con el que fue diagnosticado en el año 2020, debido a la enfermedad con la que fue diagnosticado al poco tiempo de nacer, sufría brutales reacciones alérgicas a casi todo que normalmente consistían en vómitos y erupciones cutáneas.

"Tenía todas las alergias que existían, su piel estaba en carne viva y sufría casi a diario", ha apuntado su madre.

A causa de la enfermedad, el chico tomaba una gran cantidad de medicación, la cual suponía numerosos efectos secundarios, como por ejemplo el retraso en el crecimiento.

A los 20 años, Paul tenía el aspecto de un niño de apenas 10 u 11, según ha relatado su madre. Además, el joven también pasó por todo tipo de situaciones, de tal manera que "estuvo en helicópteros medicalizados, en reanimación y en cuidados intensivos, pero nada se le resistió".

A pesar de todo, tal y como afirman sus padres, Paul tenía una actitud positiva, hacía muchas bromas y tenía ilusiones y sueños, como cualquier chico de su edad, si bien en los últimos años se mostraba más cohibido a causa de su condición.

"Él solo quería vivir una vida normal: quería tener un perro, aprender a conducir y dar un paseo por el barrio", ha expresado su madre, emocionada, ante los medios británicos, para declarar que "al final, él se escondía, algo que yo odiaba. Estaba avergonzado de su aspecto, de lo pequeño que parecía. Tenía unas necesidades muy complejas y se avergonzaba tanto de todo que no quería que nadie le viese. Como madre ha sido muy difícil de ver, porque no creo que tuviera nada de lo que avergonzarse".

Kelly Thornton y Darren Braithwaite, los padres de Paul, han comunicado a los medios su intención de celebrar un gran funeral en honor a la corta pero intensa vida de su hijo. Con la ceremonia, sus padres pretenden visibilizar su caso e invitar a todo el mundo a no dar nada por sentado. "Los sueños de mi hijo eran cosas que la mayoría de personas dan por sentado que se pueden hacer", ha explicado Kelly.

Organizaciones