Solo una de cada diez empresas españolas tiene un programa específico sobre salud mental

Solo una de cada diez empresas españolas tiene un programa específico sobre salud mental

Menos del 10 % de las empresas españolas desarrollan estudios sobre el estado del bienestar emocional de sus colaboradores, según concluye un análisis realizado por Mentiness basado en 150 entrevistas a grandes y medianas empresas, que además da cuenta de que solo el 40 % de las organizaciones españolas miden el clima laboral una o dos veces al año.

 

Hablar de salud mental en las empresas es algo relacionado con otros aspectos como el compromiso, la cultura o el clima, que no son temas independientes que deban tratarse en contextos diferentes, ya que las dificultades de salud mental o bienestar afectan a la organización y su cultura, y viceversa.

En la actualidad, hay un cambio en el modelo de trabajo y de la empresa que tiende a centrarse más en las personas, por lo que conceptos como el salario emocional o la satisfacción, comienzan a ser tendencia.

En opinión de Javier Serrano, CEO de Mentiness, “ofrecer soluciones para mejorar la salud mental en las empresas es parte de la normalización que ha ocurrido durante los dos últimos años. Hay menos estigma, se habla más de ello y las personas piden ayuda psicológica antes que en pre-pandemia”.

La experiencia de esta plataforma on-line enfocada en prevenir y cuidar la salud mental en el ámbito laboral, refleja que para las empresas más pequeñas o start-ups los retos a los que se enfrentan están muy relacionados con un crecimiento rápido, el teletrabajo o la dificultad para atraer talento.

Para este tipo de organizaciones, la respuesta debe centrarse en enseñar estrategias de prevención y crear cultura de bienestar desde la base.

Respecto a las grandes compañías, se han detectado desafíos relacionados con la gestión de equipos amplios, de alcance internacional o situados en distintos puntos geográficos, además de la retención de perfiles técnicos o el liderazgo transformacional. En este sentido, la plataforma ofrece soluciones para predecir qué perfiles tienen más riesgo, conocer retos en distintos departamentos o sedes y ofrecer una solución para toda la empresa completamente adaptada.

La propuesta de Mentiness parte de la idea de que la tecnología puede prevenir los problemas de salud mental ofreciendo datos y herramientas para construir la estrategia de bienestar de las organizaciones; de froma que sus soluciones incluyen métricas para evaluar el estado de bienestar del empleado y la empresa, formación para directivos y sesiones individuales con profesionales de la psicología y el coaching.

Mentiness también ha medido el impacto directo e indirecto de no cuidar la salud mental, tanto en las personas como en la propia organización, y en este sentido confirman que la duración media de las bajas por cualquier tema de salud mental se sitúa entre 9 y 12 meses, lo que supone un enorme coste directo. Sin embargo, detectar el problema y ponerle solución antes de cursar una baja o rotación implica eliminar directamente este coste.

Respecto a los costes indirectos de mayor impacto, se observa la reducción de la productividad, el descenso en los indicadores de innovación, el empeoramiento del clima laboral y la imagen de la empresa además de aumentar las dificultades para atraer o retener talento… lo que representa unas cuantías que van más allá de la persona afectada, y tienen impacto negativo en el grupo y en la organización.

Organizaciones