El secreto de los amish pasa curar el asma infantil

El secreto de los amish pasa curar el asma infantil

Un grupo de científicos de Singapur acaba de confirmar que una serie de compuestos químicos presentes en el polvo de las granjas donde viven las comunidades amish en Estados Unidos son los responsables de la protección contra el asma en los niños.

 

El caso es que con cada inhalación de aire, un niño amish recibe una exposición a los microbios mil veces mayor que uno de ciudad, una situación que durante años ha venido estudiando los científicos estadounidenses que analizan las condiciones en las que viven los niños de las comunidades agrícolas amish de Ohio y Pensilvania.

El hecho de que los médicos locales llevaen décadas informando de que sus tasas de asma eran mucho más bajas que las del resto de la población infantil, llevó a un grupo de investigadores a seguir la pista de lo que se denominó el efecto granja, de forma que, según explica Mark Holbreich, un alergólogo de Indianápolis (Estados Unidos) que comenzó a investigar a estas comunidades acostumbradas a vivir al margen de los avances tecnológicos, «los niños limpian los establos, andan descalzos y están expuestos a microbios y bacterias que estimulan su sistema inmunológico».

Los estudios sobre las bajas tasas de alergia y asma que se encuentran entre los niños criados en granjas rurales se remontan varias décadas atrás, pero en 2016 un estudio publicado en New England Journal of Medicine, ya sugirió que los sistemas inmunológicos de los niños amish se vieron reforzados por el polvo que se encontraba en sus hogares, que contenía microbios de animales de granja como las vacas.

Ahora, el doctor Shane Snyder, director ejecutivo del Instituto de Investigación de Agua y Medio Ambiente de Nanyang de la NTU (Singapur) y su equipo han identificado cuatro compuestos químicos en las granjas rurales que, según explican, no se encuentran en la industriales. Entre esos compuestos, uno de ellos es eficaz para prevenir el asma cuando se prueba en cultivos de células de pulmón humano.

De esta manera, el doctor Snyder ha explicado que «parece que los animales que viven en esas granjas rurales no están bajo estrés y, tal vez, estén produciendo diferentes químicos en comparación con los que sí lo están».

Por su parte, el investigador Mauricius Marques Dos Santos, uno de los colaboradores del doctor Snyder en Newri, añade que, cuando se administran tratamientos a los animales de las granjas industriales, tales como alimentos o antibióticos, estos cambian su microbioma, lo que puede conducir a cambios químicos en las proteínas dentro de sus cuerpos.

Así las cosas, estos descubrimientos apuntan a la presencia de compuestos químicos, lo que sugiere una posible cura para el asma. «Esto tiene impactos de gran alcance en la salud humana», ha afirmado el doctor Snyder. alternative text

De momento, según Snyder, el equipo está analizando la manera de conseguir que el compuesto químico se pueda replicar y producir en masa sintéticamente como una posible terapia farmacológica; pero su idea pasa por probar además otros compuestos químicos para su uso potencial en la prevención del asma y las alergias.

Las granjas rurales de otras partes del mundo como el sudeste asiático y Sudamérica son los próximos destinos elegidos por el equipo para tomar muestras ambientales que les ayuden a ampliar la investigación.

Organizaciones