La falta de lluvia dispara los niveles de polen y provoca un pésimo invierno para los alérgicos

La falta de lluvia dispara los niveles de polen y provoca un pésimo invierno para los alérgicos

Las altas temperaturas registradas en las últimas semanas, más propias de la primavera que del invierno, y la falta de precipitaciones, han elevado de forma notable los niveles de alergia en España durante este invierno, en especial en el polen de ciprés, arizónicas, otras cupresáceas y alisos.

 

Según ha detallado Jesús Jurado-Palomo, doctor alergólogo del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, “en la actualidad se detectan niveles de pólenes considerables de cupresáceas, que es la familia que agrupa por ejemplo a los cipreses de los cementerios o las arizónicas de los setos de parques y jardines”.

Según los expertos, de seguir con este calor durante los meses de invierno, la presencia pólenes de plantas típicamente primaverales como gramíneas, olivo, plataneros de sombra o la salsola puede adelantarse e incrementar su tiempo de incidencia. En este sentido, este alergólogo ha recalcado que “el aumento de temperatura durante mayor tiempo puede hacer que se amplíe el período de polinización de las plantas”.

En lo que respecta a las causas, la falta de lluvia de las últimas semanas es un factor fundamental que explica en gran medida los registros elevados y los altos niveles de polinosis en muchos puntos del país. Si bien es cierto que las precipitaciones son fundamentales para el crecimiento y desarrollo de las plantas y por tanto de su polinización, hay que tener en cuenta que la falta de precipitaciones incrementa los niveles de alergia, ya que la lluvia actúa como un limpiador de la atmósfera al arrastrar los granos de polen hacia el suelo.

Por su parte, Mar Gómez, responsable de meteorología de Eltiempo.es, ha advertido que esta primavera 2022 se espera más cálida y seca de lo normal en buena parte de España, una condición que también podrá afectar a la polinización agresiva de las plantas propias de esta estación.

Durante la segunda semana de febrero, el centro peninsular presenta unos niveles de alergia muy elevados, especialmente en provincias como Madrid, Guadalajara, Toledo, Segovia, Soria, Girona, Orense y Lugo, zonas en las que el polen predominante durante febrero es el de las cupresáceas, aunque también tienen una presencia elevada tipos de plantas como los alisos. Mientras tanto, en el resto del país, también se registran niveles altos y moderados de este tipo de polen.

Además, hay que tener en cuenta que las altas temperaturas que se han registrado durante las primeras semanas de 2022 van a tener unas importantes consecuencias con respecto a las alergias de primavera. De esta manera, Jurado-Palomo ha explicado que “aún es pronto para predecir cómo serán los niveles de los diferentes tipos de pólenes en primavera, ya que dependen de la meteorología. Pero comparativamente con el año pasado, este 2022 ha experimentado un aumento en las temperaturas que tendrá repercusión”.

Organizaciones