El cambio climático incrementa un 10 % las alergias alimentarias en menores

Nueve de cada diez enfermedades provocadas por el cambio climático tienen consecuencias en los menores, y entre ellas destacan las alergias alimentarias motivadas por factores ambientales y nuevos hábito alimenticios, que en la última década han aumentado un 10 % en la edad pediátrica.

Según ha advertido Sergio Negre, pediatra especialista en gastroenterología y nutrición del Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud Valencia, los efectos del cambio climático sobre la salud "han dejado de ser una posibilidad para convertirse en realidad, sobre todo en los más pequeños dada su vulnerabilidad fisiológica".

Entre las consecuencias del cambio climático, Negre destaca el calentamiento global por sus efectos en la prolongación e intensificación de las épocas de polinización, motivo por el cual uno de cada cinco niños de entre 13 y 14 años es alérgico. "El crecimiento exponencial de los diagnósticos de alergia ya se apreció comparando los estudios "Alergológica" de 2005 y 2015, donde se destacaba el incremento de un 62 % en las consultas de rinoconjuntivitis y un 23 % en las consultas de asma en menores en solo una década", ha destacado el especialista.

El estudio destaca un aumento de un 10 % en la incidencia de las alergias alimentarias, aunque estima que ese porcentaje es mayor en la actualidad. "En occidente, cada tres minutos hay una consulta en urgencias por alergia a alimentos y cada seis minutos una anafilaxia de causa alimentaria", ha explicado el especialista en gastroenterología infantil, que advierte que "los casos siguen aumentado".

Otro de los factores que influye en el aumento de las alergias alimentarias está relacionado con los nuevos hábitos de alimentación, la comida más procesada, el aumento de aditivos y los alérgenos ocultos. "Estos nuevos hábitos alimenticios, unidos a los cambios en la expresión de ciertos genes originados por factores ambientales, provocan además que estas alergias alimentarias sean heredadas por sucesivas generaciones", afirma el especialista que ha explicado que "comparados con los adultos, la inmadurez infantil junto a su superficie corporal y mayor frecuencia cardíaca y respiratoria, hacen que en la edad pediátrica los efectos nocivos de la contaminación sean mayores".

Las partículas liberadas por el carbón y el gas, al ser inhaladas dañan el corazón y los pulmones y se asocian a un bajo peso en el nacimiento, además de a enfermedades crónicas como el asma. Estas mismas partículas también aumentan como consecuencia de los incendios, cuya frecuencia y magnitud sigue creciendo anualmente.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones