Los tratamientos para pestañas podrían producir alergias

Los ojos continúan siendo una parte clave a la hora de maquillarse, ya sea con colores y brillos de fantasía o con unas larguísimas pestañas. El caso es que cada vez más mujeres recurren a tratamientos como permanentes o liftings para lucir pestañas de impacto durante varias semanas, algo que aparentemente suena bien pero que puede acabar debilitándolas.

Por eso resulta fundamental elegir minuciosamente el profesional adecuado y no encadenar un tratamiento tras otro, ya que existe la posibilidad de desarrollar una alergia a los productos químicos que se utilizan, lo que ocurre con más frecuencia en los ojos que en otras zonas del cuerpo, ya que la piel de los párpados es muy fina y existen reacciones cruzadas con alérgenos que se utilizan en otros procedimientos.

En cualquier caso, ni todos los tratamientos para las pestañas son iguales, ni todos cumplen la misma función. Uno de los más populares es el lifting, que consiste en estirar las pestañas naturales con productos especiales para dar una mayor longitud y espesor a la mirada. El efecto llega a durar hasta dos meses, pero puede romper los tallos pilosos si no se realiza correctamente.

En cuanto al tinte permanente, se trata de un tratamiento que se utiliza para dar luminosidad y profundidad a la mirada, pero puede dejar el cabello debilitado por la agresividad de los productos utilizados.

Pero si hay un tratamiento que se ha posicionado como el más demandado es el de las extensiones de pestañas. Actrices, influencers y hasta la reina Letizia apuestan por ellas, un mundo complejo, ya que se puede adaptar por completo a las necesidades de cada uno eligiendo desde el número de pestañas que se colocan, hasta la curvatura de la mismapasando por su grosor, en función del tipo de mirada que se quiere conseguir.

Independientemente del tratamiento lo importante es dejar respirar la pestaña y no encadenar varios seguidos. Las extensiones de pestañas consiguen el llamado 'efecto buena cara', pero hay un error a la hora de realizarse este tipo de tratamientos (lifting, tinte o extensiones), que consiste en no identificar correctamente el problema de nuestras pestañas.

Las firmas de cosmética han introducido poco a poco el serúm de pestañas dentro de su catálogo que, al no tratarse de un fármaco sino de un cosmético, no están sujetos a las mismas regulaciones y, por lo tanto, no requieren las mismas garantías de eficacia y seguridad que los fármacos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Organizaciones