infoalergico.com - Pacientes con urticaria crónica denuncian la banalización de su enfermedad

Pacientes con urticaria crónica denuncian la banalización de su enfermedad

pacienteurticariaLa Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC) ha denunciado la banalización de su patología, utilizada en ocasiones en temas políticos para referirse a algo que produce malestar o irritación de tipo psicológico.

Esta ha sido su reacción a los resultados obtenidos a través de un estudio del uso de la palabra 'urticaria' en las redes sociales y en Internet en los últimos 18 meses, realizado con motivo del Día Mundial de la Urticaria Crónica, que se celebró el pasado 1 de octubre.

En muchos casos, la palabra era utilizada por líderes políticos para decir que las acciones de sus rivales ideológicos les "provocaban urticaria", aunque también ocurría en otros ámbitos como el deporte, el arte o la religión.

La presidenta de la AAUC, Meritxell Cortada, ha mostrado su rechazo a este uso de la enfermedad, que además "no ayuda a la aceptación social". "La urticaria crónica es una verdadera enfermedad inmunológica que afecta mucho la vida de quien la padece, que sufre rechazo social de quienes le rodean", ha explicado.

La aparición de habones y angioedemas en la piel pueden hacer que los pacientes se avergüencen y, si aparecen en manos o párpados, pueden impedir hacer una vida normal. En España, la urticaria crónica afecta a cerca de 300.000 personas y es más prevalente en mujeres.

Las manifestaciones cutáneas de la urticaria crónica se pueden confundir con las de otras patologías, por lo que es necesario que "sean abordadas por el médico con mucha atención" y que el paciente "se conozca a sí mismo", según ha explicado la responsable de la Unidad de Inmunología, Alergia Cutánea y Fotobiología del Hospital del Mar de Barcelona, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología y presidenta del comité científico de la AAUC, Ana María Giménez.

"El paciente puede tardar hasta tres años en tener el diagnóstico y, mientras tanto, puede hacerse numerosas pruebas médicas innecesarias", ha señalado Giménez. También es difícil establecer el origen de la enfermedad, ya que, según el especialista, "en casi el 80 por ciento de los casos no se sabe identificar una causa única, aunque no se trata de una alergia. En la mitad de los casos puede identificarse un mecanismo endógeno autoinmune y en hasta en un 20 por ciento de los casos se asocia a otra enfermedad autoinmune".

Por su parte, el jefe de la sección de Alergia de la Fundación Jiménez Díaz y presidente de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), Joaquín Sastre, ha destacado la dificultad de tratar la enfermedad. "El gran problema de esta enfermedad es que tiene un curso caprichoso. Se consigue que los pacientes no tengan síntomas, pero no se es capaz de que desaparezca, no se controla la historia de la enfermedad, que desaparece cuando quiere", ha explicado.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS