Estados Unidos incluye el sésamo en la lista de los principales alérgenos alimentarios

Estados Unidos incluye el sésamo en la lista de los principales alérgenos alimentarios

El sésamo se unió el día 1 de enero a la lista de los principales alérgenos alimentarios definidos por ley, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), un cambio que se produce como resultado de la Ley de Seguridad, Tratamiento, Educación e Investigación de Alergias Alimentarias, o Ley FASTER, que se promulgó en abril de 2021.

 

La FDA ha estado analizando durante mucho tiempo la decisión de incluir las semillas de sésamo en la lista de los principales alimentos alérgenos, que también incluye leche, huevos, pescado, crustáceos, nueces, maní, trigo y soja; de manera que agregar las semillas de sésamo a la lista de alérgenos alimentarios principales significa que los alimentos que contienen sésamo estarán sujetos a requisitos normativos específicos de alérgenos alimentarios, incluidos los relacionados con el etiquetado y la fabricación.

Las alergias al sésamo afectan a personas de todas las edades y pueden manifestarse en síntomas como tos, picazón en la garganta, vómitos, diarrea, sarpullido en la boca, dificultad para respirar, sibilancias y descensos en la presión arterial.

Según Jason Linde, vicepresidente senior de asuntos gubernamentales y comunitarios de Food Allergy Research & Education, un gran financiador privado de la investigación de alergias alimentarias,  “lo que esto significa es que, para los 1,6 millones de estadounidenses con alergia al sésamo que amenaza la vida, sus vidas mejorarán a partir del 1 de enero de 2023”.

La FDA realiza inspecciones y toma de muestras de productos alimenticios para verificar que los principales alérgenos alimentarios estén debidamente etiquetados en los productos y para determinar si las instalaciones alimentarias están evitando el contacto cruzado con alérgenos, según el sitio web de la agencia.

El sésamo “está en docenas de ingredientes”, ha explicado Linde, aunque no siempre se establecía su uso en los alimentos, añadiendo que “durante años, (las personas) con una alergia al sésamo potencialmente mortal tenían que mirar el reverso de la etiqueta, llamar al fabricante y tratar de averiguarlo”, así como que “si se incluía, simplemente se incluía como una especia o sabor natural”. La nueva ley que entrará en vigor el 1 de enero “es una gran victoria para la comunidad de alergias alimentarias”.

Antes de la Ley FASTER, en noviembre de 20202 la FDA recomendó a los fabricantes de alimentos que incluyeran voluntariamente el sésamo como ingrediente en las etiquetas de los alimentos. La guía no era un requisito y estaba destinada a ayudar a las personas con alergias al sésamo a identificar los alimentos que pueden contener la semilla. Según las reglamentaciones anteriores a la recomendación de 2020, el sésamo debía declararse en una etiqueta si se usaban semillas enteras como ingrediente. Pero no se requería el etiquetado cuando se usaba como saborizante o en una mezcla de especias.

Tampoco era necesario para un producto como el tahini, que está hecho de pasta de sésamo molida, ya que algunas personas no saben que este producto está hecho de semillas de sésamo.

Según Lisa Gable, exdirectora ejecutiva de FARE, “la forma en que la FDA identifica un alérgeno como uno que debe etiquetarse se debe a la cantidad de personas que son alérgicas”, y defendió que ahora “toma el sésamo, por ejemplo: lo que sucedió es que hubo un aumento en la cantidad de personas que tienen anafilaxis debido al sésamo. Hay varias opiniones sobre por qué es así, pero una razón podría ser el hecho de que ahora es más un ingrediente subyacente dentro de muchas tendencias dietéticas".

Instituciones