Alerta alimentaria por un popular colorante que podría provocar daños graves en el intestino

Alerta alimentaria por un popular colorante que podría provocar daños graves en el intestino

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications ha alertado de que un aditivo utilizado ampliamente en la industria alimentaria puede causar una serie de enfermedades inflamatorias del intestino.

 

De esta manera, un grupo de científicos de la Universidad McMaster en Canadá ha publicado un estudio publicado en la revista Nature Communications, en la que avisan de que algunos colorantes alimentarios muy comunes podrían provocar daños importantes en la salud intestinal y promover la inflamación.

Es el caso de Allura Red, también conocido como FD&C Red 40 y Food Red 17, un ingrediente utilizado habitualmente en la industria alimentaria para dar color y textura a los alimentos, y que sobre todo se añade a dulces, refrescos, productos lácteos y algunos cereales, lo que hace que sea muy consumido por los niños.

La investigación concluye que el consumo a largo plazo de este aditivo perturba el funcionamiento de la barrera de la mucosa intestinal dando lugar a la enfermedad inflamatoria del intestino (EII) y otras como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.

Después de romper la barrera intestinal, Allura Red aumenta la producción de serotonina lo que posteriormente altera la composición de la microbiota intestinal, haciendo a las personas más vulnerables a estas enfermedades.

Según ha señalado Waliul Khan, autor principal del estudio, profesor del Departamento de Patología y Medicina Molecular e investigador principal del Instituto de Investigación de Salud Digestiva de la Familia Farncombe, “este estudio demuestra los efectos dañinos significativos de Allura Red en la salud intestinal e identifica a la serotonina intestinal como un factor crítico que media estos efectos. Los hallazgos tienen una implicación importante en la prevención y el manejo de la inflamación intestinal”.

El uso de colorantes alimentarios sintéticos como Allura Red ha aumentado significativamente en las últimas décadas, pero ha habido pocos estudios anteriores sobre sus efectos a largo plazo. Por este motivo, Khan y su equipo llevaron a cabo el nuevo estudio en modelos animales experimentales. En este sentido, el experto ha afirmado que “lo que hemos encontrado es sorprendente y alarmante, ya que este colorante alimentario sintético común es un posible desencadenante dietético de las EII. Esta investigación es un avance significativo para alertar al público sobre los daños potenciales de los colorantes alimentarios que consumimos a diario”.

Asimismo, los investigadores han recordado que el consumo de Allura Red también se ha relacionado con ciertas alergias, trastornos inmunológicos y problemas de conducta en los niños, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

El equipo de investigadores ha explicado que las EII son afecciones inflamatorias crónicas graves del intestino humano que afectan a millones de personas en todo el mundo. Si bien sus causas exactas aún no se comprenden por completo, los estudios han demostrado que las respuestas inmunitarias desreguladas, los factores genéticos, los desequilibrios de la microbiota intestinal y los factores ambientales pueden desencadenar estas afecciones.

En los últimos años ha habido un progreso significativo en la identificación de genes de susceptibilidad, además de en la comprensión del papel del sistema inmunitario y la microbiota del huésped que sufre la enfermedad. Sin embargo, no han existido avances similares en la identificación de factores de riesgo ambientales.

Así las cosas, Khan ha explicado que como desencadenantes ambientales de las enfermedades inflamatorias intestinales destaca la típica dieta occidental, que incluye grasas procesadas, carnes rojas y procesadas, azúcar y falta de fibra; para agregar que dentro de esta dieta hay que destacar la presencia de grandes cantidades de diversos aditivos y colorantes. Para concluir, el investigador ha afirmado que “este estudio sugiere un vínculo entre un colorante alimentario de uso común y las EII y justifica una mayor investigación entre la relación entre estos aditivos y la patología intestinal”.

Instituciones