Alerta alimentaria por unas pastas artesanales que contienen proteínas de leche no declaradas en el etiquetado

Alerta alimentaria por unas pastas artesanales que contienen proteínas de leche no declaradas en el etiquetado

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), dependiente del Ministerio de Consumo, ha advertido de la comercialización de unas pastas artesanales con presencia de proteínas de leche no incluidas en el etiquetado.

 

En concreto se trata de unas Pastas Artesanas de Almendra de la marca Productos Blanco, ubicada en Gijón (Asturias). La agencia tuvo conocimiento de este hecho por una notificación de alerta trasladada por las autoridades sanitarias de Asturias a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI).

Según la información disponible, la distribución inicial del producto se realizó en las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha y Ceuta, por lo que esta información ha sido trasladada a las autoridades competentes de estas comunidades autónomas, con el objetivo de que se verifique la retirada de los productos afectados de los canales de comercialización.

Así las cosas, el Ministerio de Consumo recomienda a las personas alérgicas a las proteínas de la leche que pudieran tener el producto afectado en sus hogares, que se abstengan de consumirlo, aunque también recuerda que su ingesta no comporta ningún riesgo para el resto de la población.

El producto implicado es Pastas Artesanas de Almendra de la marca Productos Blanco, con número de lote: 22123, código de barras: 8436041830207, y fecha de caducidad: 30/06/23. El peso de cada unidad es de 400gs, y se comercializa a temperatura ambiente.

La lactosa es el llamado azúcar de la leche, un disacárido natural compuesto de glucosa y galactosa, que está presente en la leche de todos los mamíferos (vaca, oveja, cabra,…) y sus derivados (queso, yogur, nata, mantequilla, helados, etc.). Nuestro organismo, para poder digerir la lactosa, debe desdoblarla en glucosa y galactosa.

La intolerancia a la lactosa se produce cuando en nuestro intestino delgado no hay suficiente cantidad del enzima lactasa, necesaria para desdoblar esta lactosa consumida. La lactosa, sin digerir, llega al intestino grueso y provoca los síntomas clásicos de esta intolerancia como son dolores intestinales, gases, diarrea, hinchazón de barriga y nauseas.

Instituciones