La exposición a una fuga de gas, provoca a una mujer numerosas alergias

El sistema inmunológico de Pilar Olave, de 30 años, se atacaba a sí mismo después de haber estado expuesta a una fuga de gas en su casa. Este fue el motivo a partir del cual esta mujer desarrolló una alergia a todo: alimentos, cosas y personas, entre las que se incluye su propio marido.

Pilar, que trabajaba como actriz en Los Ángeles, ha estado viviendo encerrada y apartada del mundo durante los últimos dos años debido a sus graves alergias. Los síntomas comenzaron a presentarse hace cuatro años cuando la mujer comenzó a tener síntomas de confusión y falta de concentración y claridad mental. Olvidaba sus guiones y sentía presión en el pecho, dolor de estómago severo y palpitaciones.

El caso es que su cuerpo había desarrollado una alergia a todos los alimentos, personas, agua, ropa e incluso a toda tecnología con un campo electromagnético, lo que incluía su teléfono móvil. A medida que su condición empeoraba, los médicos se mostraban más desconcertados... hasta que Pilar y su esposo descubrieron que una fuga de gas en su casa estaba causando que el sistema inmunológico de la mujer se volviera contra sí mismo por falta de oxígeno.

Al parecer, su dormitorio había sido lentamente envenenado por la fuga de gas no detectada durante varios años. Mientras la compañía de gas no pudo averiguar durante cuánto tiempo la casa de la pareja podría haber estado expuesta a ese gas, Pilar explicaba que la parte más aterradora era sentir que necesitaba oxígeno y no saber por qué.

"Me volví sensible a los olores y los productos químicos, siempre que usaba laca para el cabello o maquillaje, me dolía el estómago, me dolía la cabeza, me daba náuseas y me sentía enferma", explicaba a la vez que contaba que "las ventanas estaban abiertas, pero sentía mucha presión en el pecho, no podía respirar bien y tenía palpitaciones".

Además, asegura que sufrió entumecimiento en sus extremidades y su visión se hacía cada vez más borrosa, "hasta el punto de que pensé que iba a perder la vista. Cuando fui a la sala de emergencias nadie nunca supo cómo tratarme".

Después de descubrir la fuga de gas, los especialistas concluyeron que todos los problemas de salud de Pilar se debían a una intoxicación ambiental extrema. Su cerebro y sus pulmones estaban tan privados de oxígeno que el sistema inmunológico de su cuerpo funcionaba en exceso, atacando cualquier cosa que encontraba.

Por el momento, esta joven no puede tocar ni besar a nadie, porque su cuerpo es demasiado hipersensible a las bacterias, lo que significa que es incluso alérgica a su propio marido; y tiene que someterse a numerosos tratamientos especiales. Hasta ahora ha recibido más de 200 sesiones de oxígeno que le han permitido empezar a comer de nuevo mediante la reintroducción de siete alimentos, períodos cortos fuera, visitas cortas de la familia…

Para explicar su situación, la jóven ha explicado que "recibir oxígeno de una cámara hiperbárica, me ha ayudado a caminar, hablar y ha fortalecido mi sistema inmunológico; y aún me llevará años recuperarme, pero espero que algún día vuelva a tener una vida normal".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS