infoalergico.com - Cuando el running favorece el desarrollo de alergias...

Cuando el running favorece el desarrollo de alergias...

Hace unos días la alergia a la picadura de una abeja generó en el corredor Kilian Jornet una serie de problemas que le llevó a retirarse del Ultra Trail de Mont Blanc. De la misma manera que se ocurre al mejor corredor del trail del mundo, todos estamos expuestos a posibles alergias cuando corremos. De esta manera, cuando se practica un deporte como el running, es fundamental conocer si se padece alguna alergia.

Son muchas las personas en general, y los runners en particular, que desconocen que son alérgicas a algún alimento, elemento natural (polen…) o picadura de algún insecto, por o que es necesario acudir a un especialista y hacerse un análisis alérgico para descartar cualquier sintomatología.

En xcualquier caso no hay que temer un posible resultado negativo tras realizarse las pruebas, ya que es posible correr siendo alérgico. Únicamente hay que tomar algunas precauciones para poder hacerlo con más seguridad.

Según la alergóloga Lorena Sánchez, “inicialmente, las alergias respiratorias son las más perjudiciales para los corredores y corredoras dentro de todo el elenco de la patología alérgica, sobre todo en ambientes exteriores”. De hecho, la doctora reafirma que “hay que estudiar la patología alérgica de cada persona, si no se hace y se pone en tratamiento, las alergias pueden provocar serios problemas respiratorios”.

Las alergias llevan implícita una sintomatología concreta que cada persona, en este caso los corredores y corredoras, deben conocer a la perfección para evitar males mayores. Se trata de síntomas como la conjuntivitis (picor y escozor en los ojos, lagrimeo e hinchazón), la rinitis (inflamación de la mucosa nasal o de la garganta, estornudos, mocos y picor) y el asma (estrechamiento de los bronquios, inflamación y dificultades para respirar).

De esta manera, si un runner nota congestión ocular, lo más probable es que deba detenerse; y si sufre síntomas relacionados con el aparato respiratorio como tos, asma o pitos, será necesario que utilice un inhalador... es decir, cada corredor debe conocer su problema y proveer la necesidad de hacer uso de este tipo de fármaco.

En este sentido, la alergóloga consultada es tajante a la hora de automedicarse: “sólo hay que tratar, cuando se confirme mediante historia clínica y pruebas diagnósticas que el paciente sufre una patología alérgica, y el alergólogo es el que debe instaurar o no un tratamiento preventivo para una carrera concreta“.

Por otra parte, en el caso de que no podamos evitar correr por zonas con alta concentración de polen, podremos disminuir sus efectos corriendo con una mascarilla o bien un pañuelo en nuestra cara o unas gafas de sol para proteger nuestros ojos, si nuestra afectación es más a nivel ocular que respiratoria; y en cualquier caso sería prudente evitar salir a correr a primera hora de la mañana o a última de la tarde, franjas horarias en las que más concentración de polen existe.

Pero la atención a las alergias no sólo se debe tener en cuenta antes y durante una carrera, sino también después. En el caso de alergia al polen o sufrir algún trastorno respiratorio, es totalmente recomendable evitar el contacte total con el polen, hacer varios lavados nasales y, en caso necesario, hacer uso de los broncodilatadores para recuperarse. De hecho, y aunque parezca mentira, algunos de los síntomas de determinadas alergias pueden aparecer una hora después de haber terminado nuestro entrenamiento.

Para evitar males mayores, es aconsejable ducharse y cambiarse de ropa lo antes posibles una vez hayamos finalizado nuestra actividad. Ademas, cada vez son más las especialistas que abogan por un cambio en nuestra dieta, ya que comer más fruta y verdura, beber más agua y eliminar el exceso de ácido en nuestras ingestas nos ayudará a disminuir y combatir los síntomas de cualquier tipo de alergia, incluidas las que sufren los runners.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS