Denuncia que acudió a teñirse el pelo y un supuesta alergia le provocó quemaduras de segundo grado

Hace poco, Victoria Gaudes, de 23 años, acudió a una peluquería de Zaragoza para hacerse un cambio de imagen y eligió decolorarse el pelo... lo que nunca imaginó es que esta elección le iba a ocasionar un grave problema de salud, y es que al día siguiente en el Hospital Clínico le diagnosticaron quemaduras de segundo grado que "casi seguro" tenían que ver con una "mala administración" del producto de decoloración del cabello, según consta en la denuncia que interpuso ante la Guardia Civil y que está pendiente de ser admitida por un juzgado de Primera Instancia de Zaragoza.

"Me aplicaron el producto decolorante y me dijeron que tenía que dejármelo al menos media hora, pero antes de cumplirse diez minutos me empezó a quemar y pedí que me lo retiraran porque no lo aguantaba", cuenta Victoria al diario Heraldo de Aragón. A la joven, que incluso llegó a marearse de los vapores del producto, le lavaron la cabeza, pero desde la peluquería le insistieron en la necesidad de volver a aplicar el decolorante "para matizar".

Tras la segunda aplicación sintió el mismo malestar y se lo tuvieron que volver a retirar a los cuatro minutos. "Después me cortaron el pelo, pero me molestaba bastante, así que le dije que no me lo peinara, como tenía pensado", cuenta la joven, que explica que después del corte le aplicaron en la cabeza "aceite post láser", algo que le hace pensar que fueron conscientes de la quemadura.

Antes de salir del centro de belleza abonó "54 euros" por el tratamiento y, aunque desde el primer momento explica que sentía molestias, lo peor llegó al día siguiente. "Me desperté con la cara hinchada y me fui a Urgencias de mi centro de salud, donde me diagnosticaron que tenía quemaduras y me derivaron al hospital". El parte médico que le hicieron el 22 de abril los dermatólogos de guardia del Clínico refiere "quemaduras de segundo grado" y "edema periocular que abarca hasta la mejilla".

Las lesiones que Victoria Gaudes asocia al tratamiento de belleza la mantienen incapacitada desde esa fecha. La joven regenta un bar en Azaila (Teruel) y, ante la imposibilidad de hacerse cargo, ha tenido que contratar a una persona que lo regente durante su convalecencia, que podría alargarse cuatro o cinco meses más, según sus médicos.

Este no es el único trastorno que han ocasionado las quemaduras: durante 30 días ha estado acudiendo todos los días a curarse las heridas al centro de salud, situado a 8 kilómetros de su casa. Aún hoy, un mes y medio después, sigue yendo al ambulatorio tres veces por semana. Además, se ha buscado un dermatólogo privado que le ha puesto un tratamiento específico porque tiene muy dañados los folículos pilosos y le han dicho que pueden tardar varios años en recuperarlos.

La versión del salón de belleza es que "la clienta salió bien de la peluquería". Isabel Guillén, abogada de la peluquera que le realizó el tratamiento, ha explicado que a su clienta no le había pasado nada semejante "en 20 años de carrera profesional" y que este caso "tiene todos los visos de ser una alergia" a alguno de los componentes químicos del producto decolorante.

Es raro, explicó, pero "puede darse" y los síntomas suelen manifestarse "a las 24 o 48 horas". "El producto se aplicó siguiendo el procedimiento y la chica salió bien de la peluquería y al día siguiente escribió a la dueña", detalló. "Fue la peluquera quien la mandó a Urgencias, porque lo asoció a una alergia, y al día siguiente (domingo) abrió el establecimiento para darle unos productos y que se los aplicara. Acudió su padre a por ellos", ha indicado la abogada.

"Se ha dado parte a la compañía aseguradora (del centro de belleza) y hemos contactado con el fabricante del producto, que es de primera gama, para explicarle el caso", ha expuesto Guillén, que explicó que ya se han puesto a disposición del letrado de la clienta, Alejandro Lorda, para facilitarle toda la información que necesite.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS