infoalergico.com - El colegio, clave en la detección y control de la anafilaxia

El colegio, clave en la detección y control de la anafilaxia

La anafilaxia es una reacción alérgica grave producida por diversos alérgenos, siendo los más frecuentes alimentos, medicamentos y picaduras de insectos. Irrumpe de forma brusca, en apenas minutos, en más de dos órganos del individuo (aparato respiratorio, piel, mucosas, aparato digestivo o circulatorio) y puede ser letal si deriva en broncoespasmo o shock cardiocirculatorio.

Los menores de edad afectados han aumentado notablemente en los últimos años, hasta el punto de que el número de ingresos hospitalarios se ha septuplicado en Europa. La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (Seicap) ha llamado la atención sobre esta reacción alérgica, ya que la vulnerabilidad del niño se multiplica fuera del hogar, donde se producen solo el 20 % de los casos.

La escuela, como lugar en el que los menores pasan la mayor parte del día, no puede estar al margen de este riesgo, de ahí la campaña de la Seicap Un colegio, un botiquín, una adrenalina, para que los centros escolares cuenten con al menos dos autoinyectores de 150 microgramos de un fármaco que puede salvar la vida al alérgico.

Los especialistas demandan adrenalina y también formación para que profesores y alumnos aprendan a actuar rápidamente ante una situación de estas características, porque lo cierto es que, a día de hoy, no saben.

Así lo ha demostrado una encuesta realizada por esta sociedad científica en 2015, en la que 6 de cada 10 maestros admitieron no saber qué es la anafilaxia, y solo el 11 % de ellos (de 2.400 participantes) sabían administrar el fármaco correctamente. Con estos datos tan poco alentadores, los expertos han llamado la atención de los Ministerios de Educación y Sanidad mediante la plataforma change.org, donde esta campaña cuenta ya con más de 3.100 firmantes.

Por otro lado, María Teresa Giner, especialista del Hospital Sant Joan de Deu y miembro de la Seicap, ha advertido de que los etiquetados de alimentos no son siempre "correctos y legibles en los alimentos procesados", y ha criticado que los menús de los restaurantes no cuenten con indicaciones precisas sobre los ingredientes.

En cuanto a los alimentos, los menores españoles son especialmente alérgicos al huevo, leche de vaca, frutos secos, pescado, marisco, legumbres y frutas, por este orden. Los que primero debutan en la alergia son los lactantes (a la leche de vaca), y con la introducción progresiva de alimentos se manifiestan otras.

Ante esto, Giner ha aclarado que no porque esta dieta complementaria se haga de forma precoz el bebé será más propenso a este tipo de reacciones y, al mismo tiempo, advierte de que la retirada de alimentos "por si acaso" puede dar lugar a "deficiencias nutricionales y a perder la tolerancia al alimento retirado".

El veneno de abejas y avispas, y la reacción a medicamentos (sobre todo penicilinas) son las otras causas más frecuentes de anafilaxia.

La alergia alimentaria que persiste más allá de los 3 años es un factor de riesgo para que el niño desarrolle asma posteriormente, según explica la doctora Giner. Si su "constitución es atópica", creará respuestas también para alérgenos respiratorios.

Según la Seicap, la incidencia del asma ha aumentado en niños de 6 y 7 años en más de tres puntos (6,2 %-9,5 %). En la actualidad afecta a un 10 % de la población en edad escolar. Los padres pueden aliviar los síntomas evitando en casa "irritantes" como el tabaco o la humedad.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS