Clostridia, una bacteria intestinal para contrarrestar las alergias alimentarias

clostridiaLa presencia de una bacteria intestinal común conocida como Clostridia previene la sensibilización a alérgenos, allanando el camino para tratamientos probióticos destinados a tratar las alergias alimentarias, según revela una nueva investigación, llevada a cabo en ratones, cuyos resultados han sido publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Mediante la inducción de respuestas inmunes que impiden que los alérgenos alimentarios entren en el torrente sanguíneo, la Clostridia minimiza la exposición a los alérgenos y evita la sensibilización, un paso clave en el desarrollo de alergias a los alimentos, según han descubierto investigadores de la Universidad de Chicago, autores del estudio.

Aunque se desconocen las causas de la alergia a los alimentos, los estudios dan a entender que las prácticas de higiene modernas o dietéticas pueden jugar un papel importante al alterar la composición bacteriana natural del cuerpo. En los últimos años, las tasas de alergia a alimentos en los niños han crecido considerablemente, incrementándose un 50 % entre 1997 y 2011, y los estudios han demostrado una correlación con el uso de antibióticos y antimicrobianos.

"Los estímulos ambientales, tales como el uso excesivo de antibióticos, las dietas altas en grasa, la eliminación de los patógenos comunes, entre otros, han afectado a la microbiota con la que hemos coevolucionado. Nuestros resultados sugieren que esto podría contribuir al aumento de las alergias a los alimentos", ha descrito el autor principal del estudio, Cathryn Nagler, profesor de la Universidad de Chicago.

El diario ABC recoge en un amplio reportaje que para probar cómo las bacterias intestinales afectan a las alergias alimentarias, Nagler y su equipo investigaron la respuesta a los alérgenos alimentarios en los ratones. Para ello, expusieron ratones libres de gérmenes (nacidos y criados en condiciones estériles sin microorganismos residentes) y roedores tratados con antibióticos (que reducen significativamente las bacterias intestinales) a alérgenos del cacahuete.

Ambos grupos de ratones mostraron una fuerte respuesta inmunológica, produciendo niveles significativamente más altos de anticuerpos contra los alérgenos del cacahuete que los ratones con las bacterias normales del intestino.

La sensibilización a los alérgenos de los alimentos podría invertirse mediante la reintroducción de una mezcla debacterias Clostridium de nuevo en los ratones. Sin embargo, la reintroducción de otro grupo importante de bacterias intestinales, Bacteroides, no alivió la sensibilización a los alérgenos, lo que indica que las bacterias clostridios tienen un papel único de protección contra los alérgenos alimentarios. Para identificar este mecanismo de protección, Nagler y su equipo estudiaron las respuestas inmunes celulares y moleculares a las bacterias en el intestino.

El análisis genético reveló que Clostridia hace que las células inmunes innatas produzcan altos niveles deinterleucina-22 (IL-22), una proteína de señalización conocida por disminuir la permeabilidad de la mucosa intestinal. A los ratones tratados con antibióticos se les dio proteína IL-22 o fueron colonizados con Clostridia.

Cuando los animales fueron expuestos a los alérgenos del cacahuete, los ratones en ambas condiciones mostraron una reducción de los niveles de alérgenos en la sangre, en comparación con los controles, pero los niveles de alérgenos aumentaron significativamente después de que los ratones recibieron anticuerpos que neutralizan a la proteína IL-22, lo que indica que Clostridia inducida por IL-22 impide que los alérgenos entren en el torrente sanguíneo. «Hemos identificado una población bacteriana que protege el cuerpo contra la sensibilización a los alérgenos de alimentos. El primer paso para sensibilizar a un alérgeno alimentario es que llegue a la sangre y se presente a su sistema inmunológico. La presencia de estas bacterias regula ese proceso», ha subrayado Nagler.

Aunque factores complejos y en gran medida indeterminados como la genética afectan al hecho de que las personas desarrollen alergias a los alimentos y cómo se manifiestan, la identificación de una respuesta de barrera protectora inducida por bacterias representa un nuevo paradigma para la prevención de la sensibilización a la alimentación.

La bacteria Clostridia es común en los seres humanos y representan un objetivo claro para posibles terapias que previenen o tratan las alergias alimentarias. Nagler y su equipo están trabajando para desarrollar y diseñar ensayos que se podrían utilizar para la terapia probiótica y han presentado una patente provisional.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS