infoalergico.com - Cuando no está clara la diferencia entre intolerancia, alergia o intoxicación alimenticia...

Cuando no está clara la diferencia entre intolerancia, alergia o intoxicación alimenticia...

Muchas veces se habla de “alergia” para referirse a cualquier tipo de reacción producida por los alimentos, cuando en realidad podría ser una intolerancia o una intoxicación alimentaria, motivo por el que para quien padece alguno de estos síntomas resulta necesario conocer bien las diferencias entre estas diferentes patologías, que en muchas ocasiones son mínimas. Estas son las principaes características de cada una de ellas, de las cuales puedes entresacar las diferencias:

Reacción alérgica por alimentos.- Para provocar los síntomas hace falta ingerir, tocar o inhalar muy poca cantidad del alérgeno. La reacción es casi inmediata o se produce en las primeras horas; y hay una base inmunológica en la respuesta del organismo, que solo se manifiesta en algunas personas. El inicio de los síntomas es rápido, ya que comienzan entre unos minutos y una hora (como máximo) tras haber ingerido el alimento. Se trata de signos cutáneos o cutáneo-mucosos (ronchas en forma de urticaria o angioedemas), aunque a veces solo se produce un enrojecimiento alrededor de la boca que dura escasos minutos. La alergia al huevo o al pescado, estarían en este grupo, aunque la mayor parte de los casos es de alergia a proteínas de leche de vaca.

Intolerancia a un alimento.- Los síntomas dependen de la dosis del alimento ingerido, es decir, a más cantidad de alimento implicado, más intensos serán. No son graves, aunque sí molestos, destacando las náuseas, los gases, la sensación de hinchazón abdominal, la diarrea, la cefalea… etc.

Reacción tóxica o intoxicación alimentaria.- Estas reacciones pueden ocurrir en cualquier persona cuando ingiere alimentos contaminados con dosis suficientes de gérmenes como Salmonella, Campylobacter, Shigella, Escherichia coli... etc., alimentos en los que hay toxinas, como Clostridium botulinum (botulismo), aflatoxinas, o escombroidosis (intoxicación histamínica por ingestión de pescado en mal estado). Se da además en alimentos (incluida el agua) con presencia en dosis significativas de insecticidas, herbicidas, fertilizantes o metales pesados como el mercurio, el arsénico o el plomo; así como en plantas, animales u hongos venenosos. Los síntomas, en los casos leves, se centran más en el sistema digestivo: náuseas, vómitos, diarreas, dolores cólicos abdominales… y en los casos graves puede haber manifestaciones a cualquier nivel, incluido el sistema nervioso, hepático y renal, y acabar con la vida de la persona. 

El diagnóstico de una alergia alimentaria verdadera es un proceso del primer grupo basado en la clínica, y en caso de padecerse se ha de valorar la duración, localización, distribución y forma de las lesiones en la piel, además de otros síntomas generales como vómitos, dolores abdominales o diarrea.

En algunos casos puede ser necesario realizar pruebas o análisis específicos para un diagnóstico correcto. El pediatra o el alergólogo son los sanitarios que deben determinar la idoneidad de la realización de pruebas diagnósticas entre las que se encuentran las pruebas cutáneas (prick-test), pruebas de eliminación y provocación o exposición oral al alimento, analíticas de sangre y de heces y otro tipo de pruebas como endoscopias, test de hidrógeno espirado, biopsia intestinal, etc.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS